La psicología al servicio de un envejecimiento activo y saludable

Nos hemos reunido con Victor López Virgós para así conocer de primera mano como está siendo la atención a las personas mayores en estos meses de pandemia.
Psicólogo General Sanitario, con experiencia de trabajo en situaciones crisis y emergencias. Además, es docente con profesionales socio-sanitarios dedicados al adulto mayor. Actualmente trabaja en El Viso Psicólogos, tratando de generar un ambiente cercano y familiar con cada persona.


Víctor, ¿tienes experiencia profesional en la atención psicológica de la población adulta mayor?


Así es, en nuestra consulta, El Viso Psicólogos, atendemos desde niños hasta adultos mayores. Además, en los últimos años observamos una mayor asistencia a consulta por parte de las personas adultas mayores.

¿Qué dirías que has aprendido de ellos?


Destacaría los valores que tienen y la importancia que les confieren en todas sus áreas de vida. También la predisposición al trabajo que muestran con nosotros siempre.


Sabemos que, muchas veces, el deterioro cognitivo y los problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad están muy relacionados. ¿Qué peso crees que ejercen estos últimos en la progresión del deterioro cognitivo?


Efectivamente, hay problemas psicológicos que se relacionan con el deterioro cognitivo. Es un proceso que se da en ambas direcciones. Por una parte, hay síntomas de la ansiedad y la depresión que pueden hacer creer que se tiene deterioro cognitivo ya que pueden generar dificultades atencionales, de concentración o memoria.
Sin embargo, sabemos que a partir de los 65 años algunos trastornos psicológicos como los anteriores incrementan la vulnerabilidad de la persona mayor a desarrollar problemas de deterioro cognitivo. También es frecuente que el inicio del deterioro cognitivo curse con sintomatología ansiosa o depresiva.
Es complicado asignar un peso ya que son procesos complejos y multifactoriales que en muchas veces se solapan. Es fundamental, contactar con profesionales que evalúen dicha relación y permita realizar una intervención específica y personalizada a cada persona.


¿Cómo trabajas estos casos, en los que ambos factores confluyen?


Son casos delicados, tanto para la persona afectada como para su entorno familiar. Es importante involucrar a ambas partes.
En nuestro caso combinamos el tratamiento con dos enfoques: Clínico, que se centra en los problemas de ansiedad o depresión y Neuropsicológico, que está enfocado a entrenar las habilidades afectadas por el deterioro cognitivo. Insistiendo en una intervención personalizada a cada persona.


La pandemia ha sido devastadora si atendemos a las cifras de muertos para las personas mayores, pero ¿cómo está siendo la vivencia a nivel psicológico por parte de este colectivo?


En un inicio, con miedo. Ahora vemos que ha alterado severamente las rutinas diarias que tenían, fundamentales para prevenir cualquier problema de los comentados anteriormente, e incertidumbre por no saber qué hacer o si podrán recuperar esas rutinas.

¿Qué casos te están llegando a consulta?


Hemos observado un repunte de cuadros de ansiedad y depresión. También hay más personas que piden consulta “antes de estar mal”, teniendo un enfoque de prevención ante la situación actual.


Ya existen estudios acerca del impacto que la pandemia está teniendo en la salud mental, y los profesionales de este área están advirtiendo de que vendrá una ola de problemas emocionales. ¿Cuál es tu opinión al respecto?


Así es, pero creo que pasará tiempo hasta que veamos la dimensión real del impacto. Sabemos que las personas tardan varios años en pedir ayuda psicológica desde que comienzan a sentirse mal. En mi opinión, tenemos que esforzarnos por visibilizar la prevención que podemos realizar en consulta y normalizar el acudir a terapia.


¿Qué recomiendas a las personas mayores para hacer frente al miedo provocado por el Coronavirus?


Mantener un entorno activo dentro de las recomendaciones sanitarias. Tener una rutina diaria básica, mantener unos horarios y continuar en contacto con las personas de su entorno para no sentirse solo/a.

¿Y a las familias?


Tenemos una labor fundamental. En algunos casos, para informar acerca de las medidas que se deben adoptar, otras veces para intentar no centrarse en exceso en noticias y datos abrumadores y, por supuesto, de apoyo emocional, sea para desahogarse o para que sientan que están acompañados en todo momento.

¿Qué artículos o libros nos aconsejas para aquellos que necesiten información y formación para entender la salud mental de nuestros padres o abuelas?


“El camino a la montaña. Las lecciones vitales de mi abuelo. Nelson Mandela”, de Ndaba Mandela. Es un libro biográfico del nieto de Nelson Mandela en el que cuenta lo que aprendió y le transmitió su abuelo.

1 comentario en “La psicología al servicio de un envejecimiento activo y saludable”

  1. Estimo que para muchas personas mayores, especialmente si viven solas, la recomendación de aislamiento preventivo ha ocasionado que esto se esté prolongando en el tiempo, y se esté convirtiendo en una forma de vida. Y la falta de visión de futuro en vidas que ya han hecho mucha parte de su ciclo vital, lleva a una cierta apatía en su día a día. Es difícil sentirse solo y estar en la línea de fuego para el contagio, la vacuna, y el miedo. Y se pierde la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia.
Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad